La Gran Zanja: ¿Por qué tienen miedo?

La Gran Zanja (Ásterix)

La Gran Zanja escrita y dibujada por Albert Uderzo es una parodia de Romeo y Julieta que disfruté innumerables veces de niño. Había algo de muy profundo e intimidante en cada página de ese álbum de comic. Albert Uderzo y René Goscinny transmitían algunos temas que calaban hondo bajo la apariencia de libros infantiles: amor, odio, luz, oscuridad, tiempo, honestidad, corrupción, bien, mal, muerte y vida.

Me alegraba mucho que las aventuras de Ásterix, Óbelix e Ideafix terminaban siempre con esperanza y un infaltable gran festín. ¡Así tenía que ser la vida!

Afirman los estudiosos de Ásterix que la zanja que divide al pueblo de este cómic representa al Muro de Berlín que separó a las dos ideologías preponderantes del siglo XX entre este y oeste, izquierdas y derechas.

Pero ese surco en la tierra puede ser también el símbolo de los prejuicios y odios ancestrales que nos dividen como seres humanos: las propias ‘verdades’ nacidas del orgullo de creer que se tiene la razón y de la autosuficiencia de saber que se la tiene la ‘certeza’. Cada parte del pueblo tenía ‘su verdad’, que no eran más que razones de las que cada uno se creía amo y señor.

Las ‘verdades’ que son meras razones, cuasi mentiras, se construyen dividiendo con una gran zanja los opuestos, llevando la disputa a los extremos. ¿Quién lleva a cabo este plan macabro? La mentira.

‘¡Pese a la opinión de los de enfrente, soy el jefe indiscutido del pueblo!’, afirma Tocadiscx, jefe de la mitad izquierda del pueblo. ‘¡El pueblo soy yo!’, declara Segregacionix, jefe de la mitad derecha del pueblo.

La Verdad con mayúscula es la primera víctima cuando hay disputas. El deseo estomacal y visceral de ganar suele empujar a la sinceridad lejos de las razones verdaderas hasta olvidarla por completo.

El alma humana está también dividida. Tiene que elegir cada día entre el bien y el mal moral. Cada vida humana es un pueblo que tiene que buscar diariamente lo bueno de unir lo dividido y luchar contra lo malo de continuar separando lo desunido.

Cuando se mata a la verdad, reina la mentira y ésta lo destruye todo para poder permanecer. La muerte tiene que matar, antes que nada, a la vida ¡su acérrimo enemigo! Sin vida hay esperanza para la muerte, en cambio con vida la muerte debe esperar. Pero la muerte es obstinada y tenaz y sabe disfrazarse de pseudo verdades.

Amor, odio, luz, oscuridad, tiempo, bien, mal y muerte

Romeo y Julieta es una síntesis literaria de las peleas del amor y el odio. El odio está expresado en la división de las familias que hace casi imposible el amor de los adolescentes. Para Shakespeare el amor vence al odio, pero termina en tragedia. La luz brilla en la oscuridad, pero no es hasta que se apaga con la muerte el fulgor del amor que el odio no recapacita.

Aunque los personajes principales de la historia han heredado un odio, y de su herencia nutren sus días, a pesar de las diferencias irreconciliables, brota en ellos un amor intempestivo que finalmente elige la muerte por sobre una vida separados.

El rencor, la separación tajante, las diferencias históricas y prejuiciosas no sirven para construir unidad, armonía y fraternidad. Sin embargo, incluso en esa tierra arrasada puede crecer un brote de amor verdadero. Pero el final es trágico.

Las Montescos y los Capuletos todavía viven en cada generación. La pelea entre el amor que une y el odio que separa sigue vigente. La pelea ancestral al interno del ser humano entre la elección del bien moral y el mal moral durará para siempre.

El bien une, busca prosperar, ama la vida, es transparente y verdadero, es silencioso y humilde, abraza y protege. Mientras que el mal separa, buscar destruir, odia la vida, es oscuro y falso, es ruidoso y orgulloso, rechaza y abandona. El bien es luminoso y el mal es tenebroso.

La gran zanja es el mal, acuñado en el suelo de la tierra, dividiendo a las personas y vaciado de sentido a la vida. Sola el agua de vida puede ablandar la dura tosca y convertirla en barro. La zanja necesita llenarse del agua vital, transparente y esencial de la Verdad. Sin ella, seguirá habiendo divisiones, peleas, escaramuzas y guerras, anhelos irrenunciables de la mentira.

En la bella Verona esto sucede:

dos casas ambas en nobleza iguales

con odio antiguo hacen discordia nueva.

La sangre tiñe sus civiles manos.

Por mala estrella, de estos enemigos

nacieron los amantes desdichados:

solo su muerte aniquiló aquel odio

y puso término a la antigua cólera.

Nada sino la muerte de los hijos

pudo llevar los padres a la paz.

La esperanza siempre está. De entre las discordias vigentes puede renacer un amor que reconcilia y empapa con armonía al pueblo entero. Solo falta reconocerlo y desprenderse del miedo.

--

--

Writer. Pic of abuelo (c.1930)

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store